martes, 1 de septiembre de 2009

Clamor de fotografía.

Desde su congelamiento eterno me miran, con el poder de lo que representan taladran en mi memoria, que por momentos busca enterrar recuerdos.

En su temible cantidad aparecen, en diferentes tamaños y formas, en ocasiones me prestan un poco de su color para dibujarme una sonrisa, para teñir una lágrima o simplemente para decorar un suspiro.
Las conservo, sé que de algún modo servirán, además no creo que tenga coraje para condenarlas a un superficial destierro o sentenciarlas al inútil fuego, todavía no...

Tus fotografías son ladronas de momentos, tienen testimonios de experiencias, se guardan en silencio pero de vez en cuando y sin previo aviso hacen lo que más les gusta... dar fuertes gritos de pasado.

0 comentarios:

.