viernes, 1 de mayo de 2009

Eclipse de derechos.



Disculpen mis queridos amigos y lectores que tenga que recurrir a mis pobres y quizá excesivamente básicos conocimientos astronómicos, pero debo decirles que únicamente el infinito del universo puede dimensionar el tamaño de las aberraciones y atropellos de los últimos meses y semanas en nuestro país.

La constante y casi diaria demostración de parte de algunos personeros del gobierno hacia los Derechos Humanos pone de manifiesto de forma inequívoca que para el masismo, todo es válido a fin de quedarse en el poder y acallar a quienes podemos y nos atrevemos pensar de manera diferente, de manera libre.

Y es que la absurda idea que engañaba a muchos acerca de que simplemente nos encontrabamos ante hechos aislados de atropellos, ha quedado desarmada. La sistematizada violación de derechos y garantias constitucionales (ya sea en la antigua o nueva constitución) implica en mayor o menor medida a casi la totalidad de los miembros del partido en función de gobierno por sus actos u omisiones.

El Estado de Derecho queda en jaque tras las deplorables y sucias artimañas políticas, que tienen su soporte en muchos casos, en la violencia, el terror, la persecusión y la agresión. La bajeza con la que obran algunos se traduce en la más amplia y completa muestra de cinismo ante el país y ante el mundo. Frases como " somos de la cultura de la vida..." o "...no importa si es ilegal, yo le meto nomás..." o quizá; “No estamos de paso, hemos llegado a Palacio para toda la vida” son testimonios irrefutables de la ya mencionado.

Lo que olvidan algunos es que toda obscuridad es temporal (execptuando quizá, la de algunas mentes) , incluso la de penumbra de la noche siempre pasa. Y la de este fenómeno, que opaca nuestros derechos, que atropella nuestra libertad, que rehusa a tratarnos dignamente a todos, también pasará, y la luz del respeto a los derechos, esa misma luz que ha venido alimentando a la humanidad a través de la historia, tendrá que volver a teñir a nuestro país con su brillo, y atravesará los barrotes de las celdas de los injustamente presos y atravesará las vendas de los secuestrados y guiará el rumbo de los perseguidos y nos demostrará una vez más que no es eterno, que es sólo eso, un triste eclipse.


Andrés Canseco G.

0 comentarios:

.